BIOENERGETICA

FISIOPATOLOGIA BIOENERGETICA INTRODUCCION

SÍNTESIS DE LA EVOLUCIÓN DEL MAGNETISMO

EN RELACIÓN A LA SALUD

1988 Se descubre el Par Biomagnetico por el Dr. Isaac Goiz Durán en México .

1993 Se descubre la curación a distancia por inducción bioenergética por el Dr. Isaac Goiz Durán en México.

2002 Primer Congreso Internacional de Biomagnetismo Y Bioenergética en México.

2003 Segundo Congreso Internacional de Biomagnetismo Y Bioenergética en México.

2004 Diplomado Avalado Por La Universidad Autónoma de Chapingo.

2004 Tercer Congreso Internacional de Biomagnetismo Y Bioenergética en México.

2005 Cuarto Congreso Internacional de Biomagnetismo Y Bioenergética en México.

2006 Quinto Congreso Internacional de Biomagnetismo Y Bioenergética en México.

2007 Sexo Congreso Internacional de Biomagnetismo Y Bioenergética en México.

2008 Alteración bioenergética por elementos tóxicos y/o terapéutico

2008 Séptimo Congreso Internacional de Biomagnetismo Y Bioenergética en México.

2009 Octavo Congreso Internacional de Biomagnetismo Y Bioenergética en México.

2010 Noveno Congreso Internacional de Biomagnetismo Y Bioenergética en México.

2011 Decimo Congreso Internacional de Biomagnetismo Y Bioenergética en México.

2012 Decimo Primer Congreso Internacional de Biomagnetismo Y Bioenergética en México.

MEDICINA DIGITAL por Moisés Goiz Martinez

Introducción

Parece muy lejanos los días cuando escuchábamos música a través de un tocadiscos y nos comunicábamos por cartas hecho en máquinas mecánicas de escribir, esa era la época de la tecnología análoga que pretendía recopilar, analizar, almacenar, y transmitir nuestra información de forma análoga a los acontecimientos, es decir, con base a las manifestaciones físicas, tal y como actualmente todavía se conduce la medicina alópata o podríamos decir análoga.

Por ejemplo la teoría análoga interpreta las ondas sonoras de una cesión musical y las graba como irregularidades sobre un disco acetato. De modo similar un medico alópata escucha los sistemas de su pacientes y mejor de los casos se apoya en estudios de sus manifestaciones (temperatura, presión arterial, ritmo cardiaco, conteo de glóbulos rojos, y otras) las interpreta y anota en su expediente.

El problema con este sistema es que la manifestaciones se interpretan, se trasforman, se deterioran y nos confunden porque solo son consecuencias secundarias a su origen.

En su debido momento la tecnología electrónica sufrió lo que hoy en día se conoce como revolución digital y fue el cambio de lo análogo a lo digital, de las imágenes a los conceptos, de las manifestaciones a las causas.

El principio de la tecnología digital es muy simple, capturar la realidad en forma análoga es algo muy complicado, es más sencillo explicarla desde sus conceptos. Por ejemplo, para que grabar el sonido de un piano, si hay un sistema de evacuaciones que definan el comportamiento sonoro del mismo, información compacta y concisa que describe el concepto casual del fenómeno; en otro ejemplo tenemos por un lado el dibujo de una manzana y por el siguiente concepto “ la manzana es una fruta” ¿Cuál de estas percepciones es mas concisa?, mientras que el dibujo tiene que ser sometido a una interpretación ¿eso parece una manzana?, el concepto es innegable, cualquier manzana es en sí una fruta cuantas veces su medico alópata mira una radiografía y dice ¿eso parece un tumor? Hay que operar, mientras que el biomagnetismo afirma conceptos, encuentra causas no síntomas. ¿Es entonces el biomagnetismo una forma de medicina digital?

CÓDIGO BINARIO: EL LENGUAJE DE LA NATURALEZA

El termino digital se adopto porque se basa en la sencillez de dígitos a su mínima expresión que es el sistema binario.

El sistema binario es información codificada a base de 0 y 1, que difiere del sistema digital, método con el cual contamos, sumamos y hasta pensamos, que cuenta con 10 signos: 0,1,2,3,4,5,6,7,8,9.

Si desapareciéramos los signos del 2 al 9 y solo contáramos con 0 y 1 entenderíamos lo siguiente.

Decimal 0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11  = = = = = = = = = = = =Binario 0 1 10 11 100 101 110 111 1000 1001 1010 1011

Este lenguaje lo usan todas las computadoras y todos los aparatos llamados digitales ya que el 0 y 1 también pueden representarse como + y – (positivo y negativo), fácilmente representables mediante impulsos eléctricos o electromagnéticos y exponencialmente mas rápidos de calcular que con el sistema decimal. Y aunque el lenguaje binario o digital se considere algo totalmente artificial, estudios realizados recientemente indican, que la comunicación nerviosa se realiza mediante código binario a una velocidad de 250,000 gigahertz, por ese motivo es que las percepciones sensoriales como el dolor no se pueden medir en una escala decimal, sino mas bien exponencial, un dolor 10 veces más fuertes apenas los sentimos una vez más fuerte porque las transmisión al cerebro se realiza sobre una base binaria (exponencialmente más rápida) y no decimal.

De tal forma, no es extraño que el acortamiento del hemicuerpo derecho por acción del par biomagnetico sea una forma de comunicación binaria que obedece a un procedimiento binarias (positivo – negativo).

Si hacemos una analogía entre la medicina y la mecánica, imaginemos a un medico tradicional, como un mecánico que cambia las partes de un vehículo que parecen estar en mal estado usando su experiencia, un biomagnetista actuaria

como un mecánico con un escáner una computadora que se comunica con lenguaje binario con la computadora del automóvil, es decir, cuando se realiza el rastro punto por punto se descubre alguna irregularidad energética que se muestra con una polaridad especifica, describiéndonos cual es el origen de problema. No cabe duda cual de los casos es más certero.

El biomagnetismo es desde sus bases un concepto absolutamente digital que bien lo podríamos llevar a otros preceptos, muchos matemáticos afirman que la naturaleza se expresa en números con patrones y reglas, mismas que solo hay que encontrar, ya sabemos mucho sobre biomagnetismo, pero si analizamos la información binaria que se desprende de los pares biomagnetismo, pero si analizamos la información binaria que se desprende de los pares biomagneticos, ¿es posible que encontremos algo?, quizá el porqué de la configuración de los pares, es decir, la tabla periódica tiene la configuración por una razón numérica, existen determinadas situaciones matemáticas que indican que hay todavía algo mas fuera de nuestra lógica como la Sección Áurea o Pi, tal vez exista más información en nuestros cuerpos que podamos conocer a través de este canal biomagnetico.

EL PH BINARIO

Existen ciertos patrones que se repiten en la naturaleza como las espirales, la simetría, y algunos números que parecen dominar más que otros; este es el caso del número 7, existen:

1.- 7 notas musicales

2.- 7 colores del arcoíris

3.- 7 días de la semana

4.- 7 pecados capitales

5.- 7 antiguas maravillas

6.- 7 chacras

7.- El PH neutro que es de 7

Pero no es coincidencia que este número sea tan especial. El siete tiene un sentido muy elemental: existimos dentro de un universo tridimensional, y si dentro de ese universo limitamos las opciones a lenguaje binario o sea 0 y 1 o positivo y negativo o falso y verdadero, tendremos en total las siguientes combinaciones.

0.- x=0, y=0, z=0           =pH7

1.- x=0, y=1, z=0           =pH8

2.- x=0, y=0, z=1           =pH9

3.- x=0, y=1, z=1           =pH10

4.- x=1, y=0, z=0           =pH11

5.- x=1, y=1, z=0           =pH12

6.-x=1, y=0, z=1           =pH13

7.- x=1, y=1, z=1           =pH14

Fig. 1 Posibilidades de un arreglo tridimensional

Sin embargo existen iguales combinaciones para una posibilidad negativa del arreglo.

-7= -6= -5= -4= -3= -2= -1= 0= 1= 2= 3= 4= 5= 6= 7=X=1, y=1, z=1 X=-1,y=0,z=-1 X=-1, y=-1, z=0 X=-1, y=0, z=0 X=0, y=-1, z=-1 X=0, y=0, z=-1 X=0, y=-1, z=0 X=0, y=0, z=0 X=0, y=1, z=0 X=0, y=0, z=1 X=0, y=1, z=1 X=1, y=0, z=0 X=1, y=1, z=0 X=1, y=0, z=1 X=1, y=1, z=1=pH0 =PH1 =pH2 =pH3 =pH4 =pH5 =pH6 =pH7 =pH8 =pH9 =pH10 =pH11 =pH12 =pH13 =pH14

TECNOLOGÍA INALAMBRICA

(Teoría de la bioenergética)

Quizás el aspecto más interesante de esta teoría sean las implicaciones inalámbricas, ya que la transmisión digital (en código binario) por ondas de radio es una de las ventajas mas grandes que ofrece la tecnología digital en comparación con la análoga. Alguna vez se a puesto a pensar como funciona su teléfono celular, a simple vista parece un radio pero, porque nuca ha escuchado la conversación de alguien más , en alguna interferencia o cuantos canales deberían existir si hay tantas líneas  telefónicas en la actualidad. La respuesta es una vez más el código binario, todos los celulares transmiten en la misma frecuencia y amplitud, transforman nuestra voz en impulsos eléctricos y los codifican en + y -, información que viaja en paquetes a una velocidad de 64 kbps con una serie al principio de 32 bits que identifica al usuario de cada aparato, lo que reemplaza el uso indiscriminado de canales.

Cada paquete de información llega mediante radio frecuencia a una radio base o célula que transmite por microondas a todas las radio bases del sistema hasta que una de las células tiene a su alcance el destinatario del paquete y el proceso se hace de ida y vuelta en fracción de segundos, tal es el caso, que la comunicación parece continua y no una serie de paquetes separados.

La siguiente teoría ofrece una explicación similar al fenómeno bioenergetico ya que debe existir una glándula en el cerebro capaz de transmitir por radio frecuencia y en código binario la información del rastreo de los pares biomagneticos que realiza el médico biomagnetico y otra glándula que en el paciente se transmite por microondas, una carga electromagnética a cada punto del cuerpo hasta hacer resonancia y confirmar un par biomagnetico. Las microondas son tan compactadas que incluso pueden conducir electricidad a alta tensión y por supuesto campos electromagnéticos de más de 1000 gauss.
Experimentos con plantas demuestran comunicación mediante radiofrecuencia.

Por otro lado, para la curación a distancia presumo se utilice un sistema de paquetes firmados digitalmente que se transmiten a cada ser humano por cercanía, tal y como lo hace una radio base, hasta encontrar al destinatario y se consigue asi una comunicación bidireccional;  y al explicar los imanes en el pariente o amigo del paciente que se encuentra en nuestra proximidad los campos magneticos en forma de electricidad viajan por microondas hasta el paciente donde quiera que este.

Quizá en el futuro desarrollemos la capacidad de comunicación a distancia. Sin embargo el uso consiente de estas capacidades quizá dependa de entender el lenguaje de los mensajes que son las matemáticas.

El lenguaje de la naturaleza con las matemáticas y en todo fenómeno natural existen patrones que son graficables y posibles de entender (Albert Einstein)

Si las matemáticas son el lenguaje, el sistema binario es el idioma y el par biomagneticos nuestro último y más efectivo sistema natural contra las enfermedades, y al entenderlo hemos evolucionado la medicina de lo análogo a lo digital, mientras los médicos alópatas mandan cartas por correo nosotros hablamos por celular, mientras ellos suman con los dedos, nosotros sumamos a una velocidad de 250 gigahertz, mientras ellos caminan, nosotros volamos, mientras ellos suponen nosotros afirmamos y el que tiene más clara la verdad, está más cerca de Dios.

EL PARADIGMA

El termino paradigma fue generado por el doctor en física Thomas Kuhn, quien nos explica que los estudios  de los paradigmas especializado, preparan a los estudiantes para convertirse en miembros de una comunidad científica particular, en donde se encuentran con personas que aprendieron los fundamentos de su campo con los mismos modelos concretos, así sus prácticas subsiguientes rara vez despertaran discrepancias expresas sobre cuestiones fundamentales. Las personas cuya investigación se fundamenta en paradigmas compartidos, se encuentran comprometidos con las mismas reglas y normas de prácticas científicas.

Así en esta etapa, se trabaja todo el tiempo con las mismas reglas del juego y esto permite que los resultados se produzcan básicamente en la misma dirección y sean claramente acumulables.

Es decir, los científicos son premiados por hacer más de lo mismo y hacerlo bien.

Como en el caso de la historia de la medicina, que durante 14 siglos practico el paradigma del desequilibrio humoral adoptado por galeno, la teoría humoral de las enfermedad postulaba que e organismo estaba constituido por cuatro líquidos o humores diferente: la sangre, la flema, la bilis amarillas y la bilis negra; el desequilibrio entre estos líquidos era la salud y desequilibrio la enfermedad.

Cuando el paradigma deja de funcionar de manera efectiva, como lo que fue en el caso del paradigma de los humores, los científicos comenzaron a comportarse de modo distinto y cambia la naturaleza de los problemas que investigan.

Es entonces cuando surgen ciertas anomalías que hacen pensar a la comunidad científica que algo anda mal en el fondo y que solo un cambio en los supuestos básicos permitirá encontrar una solución. Es en esta etapa cuando se pone en duda la eficacia y la corrección del paradigma vigente.

Precisamente en el siglo XXI estamos inmersos en este periodo de crisis con el siguiente panorama.

  • Una tercera parte de la población mundial está infectada de Mycobacterium tuberculosis y anualmente produce 2 millones de muertos.
  • Además, se estima que existen 400 millones de afectados por el virus de las hepatitis B en el mundo.
  • La esquistosomiasis en sus 3 variedades, parasita a mas de 200 millones en tres continentes.
  • El sida ha afectado mas de 60 millones y ha provocado la muerte de mas de 20 millones de fallecimientos.

En este sentido, el paradigma medico establecido presenta anomalías que se resisten a ser resueltos a ser resueltas con las herramientas conceptuales  e instrumentales de la ciencia médica convencional.

En esta tesitura, el sistema de Par Biomagnetico es un nuevo paradigma que está generando una revolución científica en la forma de concebir el proceso salud-  enfermedad.

Para ilustrar este cambio de paradigma, utilizaremos como modelos a las infectología moderna, cuyas herramientas son: las cajas Petri, la tecnología de la inmunología monoclonal, la biología celular, la biología molecular, la genómica, la epidemiología analítica y la química de síntesis. Este cumulo de conocimientos  tomo como referencia la sintomatología en el paciente como uno de sus instrumentos esenciales para realizar el diagnóstico.

El contraste, el Par Biomagnetico tiene como base etiológica de las enfermedades infecciosas, las alteraciones del PH que permiten el sustrato idóneo para el desarrollo de los microorganismos patógenos, así mismo considera que estos influyen en todo el sistema; y, a su vez, pueden ser el resultado intermedio o final de las alteraciones bioenergéticas de otros órganos totalmente distantes de sus funciones. Así también considera que un mismo microorganismo puede producir diferentes síntomas y un mismo síntoma puede ser producto por diferentes microorganismos.

Es por ello que exhortamos a los participantes a incursionar en esta nueva esfera del conocimiento con la mayor apertura mental posible, puesto que los conocimientos separados por una revolución científica como en el caso del Par Biomagnetico, son “inconmensurables”, esto es, no son completamente traducible entre sí, y por tanto no pueden compararse de manera directa y puntual mediante algún procedimiento algorítmico.

Dicho de otra forma, no hay una medida común de su éxito. Las diferencias que acompañan a las inconmensurabilidad son: diferencias en los compromisos básicos de los paradigmas, diferencias en los criterios sobre la legitimidad y el orden de importancia de los problemas, diferencias en las leyes que se consideran fundamentales y las diferencias en la red de conceptos a través de la cual se estructuran.

EL PARADIGMA Y LA ORTODOXIA

La historia de la ciencia ha mostrado que ninguna teoría resuelve nunca todos los problemas que enfrentan, ni es frecuente que las soluciones ya alcanzadas sean perfectas.

Esto se vislumbra en un hecho del área de la astronomía: en 1543, el astrónomo polaco Nicolás Copérnico propuso un nuevo modelo del Sistema Solar, que dio la pauta para refutar el postulado antiguo que consideraba un universo geocéntrico en el que la tierra se encontraba estática en el centro del mismo, rodeada de esferas que giraban a su alrededor.

La teoría de Copérnico establecía que la tierra giraba sobre si misma una vez al día, y que al año daba una vuelta completa alrededor del Sol. Pero en el siglo XVI, la idea de que la tierra se movía no era fácil de aceptar y Copérnico fue objeto de numerosas críticas, en especial de la iglesia.

Entre 1543 y 1600, este científico contó con muy pocos seguidores. Uno de ellos fue el italiano Galileo Galilei, el cual fue acusado por la Santa Inquisición de grave herejía por corroborar la teoría heliocéntrica de Copérnico. El Clero ordenó quemar todos los ejemplares del libro de Galileo titulado «Diálogo sobre los sistemas máximos» y le fijó la condena perpetua: esta sentencia fue leída públicamente en todas las universidades para desprestigiar a este científico.

La teoría heliocéntrica marca un cambio de paradigma, es decir, los científicos empezaron a trabajar en un mundo diferente, al alterarse la forma como se percibían y describían ciertos fenómenos.

En otro orden de ideas, en el campo de la medicina del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX, se estableció un dogma: La eugenesia, una corriente médico – higiénica desarrollada en Europa y en Estados Unidos, cuyo objetivo fue mantener o mejorar las potencialidades genéticas de la especie humana, con la idea de formar ciudadanos «perfectos» y libres de la herencia degenerativa que corrompía a la sociedad.

El Estado y los médicos mexicanos adoptaron este dogma y trataron de aplicarlo a nivel nacional, promoviendo el abandono de las tradiciones y la cultura indígena como la estrategia de modernización del país, es decir, formar ciudadanos homogéneos, física y mentalmente limpios de la perturbadora herencia prehispánica que era considerada como un estorbo para el progreso.

Para vergüenza nacional, en 1931, un centenar de médicos encabezados por el doctor Alfredo Saavedra, formó la Sociedad Eugénica Mexicana para el mejoramiento de la raza.

Este escenario de racismo es el que prevaleció en el proyecto de una nueva nación mexicana homogénea, moderna pero con un modernismo copiado (que en la actualidad se llamaría pirata), donde los indígenas representan un estado patológico que inhibía el progreso nacional.

Tanto la teoría geocéntrica, como la eugenesia en México, son ejemplos de posturas científicas que han sido derrocadas por nuevos paradigmas, puesto que

en la actualidad, nadie acepta que la tierra es el centro del universo, ni que los genes indígenas representen un obstáculo para el desarrollo.

En este tenor, se ubica a la teoría del Par Biomagnético del Dr. Isaac Goiz Durán, que representa un nuevo paradigma científico que está revolucionando el sistema médico hegemónico, al postular que la base etiológica de las enfermedades infecciosas son las alteraciones del pH que permiten al sustrato idóneo para el desarrollo de los microorganismos patógenos. Así mismo indica que estos influyen en tos el sistema; y, a su vez, pueden ser el resultado intermedio o final de las alteraciones bioenergéticas de otros órganos totalmente distantes de sus funciones. También considera que un mismo microorganismo puede producir diferentes manifestaciones.

El paradigma del Par Biomagnético es un sistema transdisciplinario, ya que integra las bases teóricas de la microbiología, la anatomía, la genética, la bioquímica, la física, la geografía, entre otras ramas del saber, de tal forma que concibe al fenómeno de la enfermedad desde una perspectiva integral.

En este sentido, los aquí presentes estamos siendo testigos de un hecho trascendental, que está revolucionando a la medicina, y la historia nos da la oportunidad de no repetir la injusticia de Galileo.

En este magistral curso se va a conocer la teoría que significará el rompimiento del paradigma antiguo de la infectología. Es por ello, que a los participantes se les exhorta a tener dispuesto su entendimiento para la asimilación de nuevas ideas, que trastocarán las lógicas convencionales de la ciencia médica.

ANTECEDENTES

El magnetismo es una de las cuatro fuerzas fundamentales de la naturaleza. Este fenómeno se produce por el movimiento de partículas cargadas como los electrones, manifestando así una estrecha relación entre el magnetismo y la electricidad; por lo tanto, toda la materia presenta manifestaciones del magnetismo desde imperceptibles, pasando por las sutiles hasta fuerzas de gran magnitud.

El fenómeno del magnetismo ya era conocido desde tiempos antiguos por los griegos, los romanos, los chinos y las principales culturas del continente americano. Los imanes naturales y los fabricados artificialmente, están «polarizados», es decir, que cada uno de ellos tiene dos partes o extremos llamados polo norte y sur. Los polos iguales se repeles y los polos opuestos se atraen. Esta propiedad fue considerada mágica, por lo que se utilizó en la fabricación de amuletos para repeler la mala suerte y como talismán para atraer la fortuna.

La aplicación práctica del magnetismo más antigua se debe a la cultura china donde se inventó la brújula la cual se empezó a utilizar en occidente como instrumento de navegación hace 700 años. En el siglo XIII, el francés Petrus Peregrinus realizó importantes investigaciones sobre los imanes y sus descubrimientos no se superaron en casi 300 años, hasta que el físico y médico británico William Gilbert observó que la tierra se comporta como un gigantesco imán y aplicó métodos científicos al estudio de la electricidad y el magnetismo, publicando su libro «De magnete» en 1600. En 1750, el geólogo británico John Michell demostró que la atracción o repulsión entre dos polos magnéticos disminuye a medida que aumenta el cuadrado de la distancia entre ellos.

A finales del siglo XVIII y principios del XIX se investigaron simultáneamente las teorías de la electricidad y el magnetismo. En 1819, el físico danés Hans Christian Oersted observó que una aguja magnética podía ser desviada por una corriente eléctrica, demostrando plenamente la relación entre el magnetismo y la electricidad. El francés André Marie Ampére, estudió las fuerzas entre cables por los que hizo circular corrientes eléctricas y el físico francés Dominique Francois Arago, magnetizó un pedazo de hierro colocándolo cerca de un cable recorrido por una corriente. En 1831, Michel Faraday descubrió que el movimiento de un imán en las proximidades de un cable induce en éste una corriente eléctrica: este efecto era inverso al hallado por Oersted. Así, Oersted demostró que una corriente eléctrica crea un campo magnético, mientras que Faraday demostró que puede emplearse un campo magnético para crear una corriente eléctrica La unificación de las teorías de la electricidad y el magnetismo fue realizada por el físico británico James Clerk Maxwell, quien predijo la existencia de ondas electromagnéticas e identificó la luz como un fenómeno electromagnético.

Posteriormente, los estudios sobre el magnetismo se centraron en el origen atómico y molecular de las propiedades magnéticas de la materia En 1905, el físico francés Paul Langevin desarrolló una teoría sobre la variación con la temperatura de las propiedades magnéticas de las sustancias paramagnéticas basada en la estructura atómica de la materia, constituyendo uno de los primeros ejemplos de la descripción de propiedades microscópicas a partir de las propiedades de los electrones y los átomos.

La teoría de Langevin fue ampliada por el físico francés Pierre Ernst Weiss, quien postuló la existencia de un campo magnético interno molecular en los materiales como el hierro. Este concepto, combinado con la teoría de Langevin, sirvió para explicar las propiedades de los materiales fuertemente magnéticos como la piedra imán.

La teoria del fisico danés Niels Bohr sobre la estructura atómica, permitió comprender las propiedades atomicas y mostró porque el magnetismo aparece en los elementos de transición, como el hierro, en los lantánidos o en compuestos que incluyen estos elementos.

Los fisicos estadounidenses Samuel Abraham Goudsmit George Eugene Uhlenbeck demostraron en 1925, que los electrones tienen espín y se comportan como pequeños imanes como un «momento magnético” definido. El momento magnético de un objeto es una magnitud vectorial, que expresa la intensidad de orientación del campo magnético del objeto.

El fisico alemán Wermer Heisenberg basado en la mecánica cuántica, dio una explicación detallada del campo molecular de Weiss en 1927. Más tarde, otros científicos predijeron muchas estructuras atómicas del momento magnético más complejas, con diferentes propiedades magnéticas.

Una barra imantada a un cable que transporta corriente, puede influir en otros materiales magnéticos sin tocarios fisicamente porque los objetos magnéticos producen un «campo magnético». Los campos magnéticos suelen representarse mediante «lineas de campo magnético» o «lineas de fuerza». En cualquier punto, la dirección del campo magnético es igual a la dirección de las lineas de fuerza y la intensidad del campo es inversamente proporcional al espacio entre las lineas. En el caso de una barra imantada, las lineas de fuerza salen de un extremo y se curvan para llegar al otro extremo, estas lineas pueden considerarse como bucles cerrados, con una parte del bucle dentro del imán y la otra afuera En los extremos del imán donde las lineas de fuerza están más próximas, el campo magnético es más intenso: en los lados del imán donde las lineas de fuerza están más separadas, el campo magnético es más débil Según se forma y su fuerza magnética los distintos tipos de imán producen diferentes esquemas de lineas de fuerza.

Los campos magneticos influyes sobre los materiales magneticos y sobre las partículas cargadas en movimiento. En términos generales, cuando una particula cargada se desplaza a través de un campo magnetico, experimenta una fuerza que forma angulos rectos con la velocidad de la particula y con la dirección de campo. Como la fuerza siempre es perpendicular a la velocidad, las partículas se mueven en trayectorias curvas.

Las diferentes propiedades magneticas de los materiales con base en la relación del material ante un campo magnetico, han permitido su clasificación de diamagnéticos, paramagnéticos, ferromagneticos.

Cuando se coloca un material diamagnético en un campo magnetico, se induce en el un momento magnetico del sentido opuesto al campo, esta propiedad se debe a las corrientes eléctricas inducidas en los atomos y moléculas individuales. Muchos materiales son diamagnéticos; los que presentan un diamagntismo mas intenso son el bismuto metalico y las moléculas organicas que, como el benceno, tiene un estructura cíclica que permite que las corrientes eléctricas se establezcan con facilidad.

El comportamiento paramagnetico, se produce cuando el campo magnetico alinea todos los momentos magneticos ya existentes en los atomos o moléculas individuales que componen el material, produciendo un momento magnetico global que se suma al campo magnetico. Los materiales paramagnéticos suelen contener elementos de transición o lantánidos con electrones desapareados. El paramagnetismo en sustancias no metalicas sueles caracterizarse por una dependencia de la temperatura: la intensidad del momento magnetico inducido, varia inversamente con la temperatura. Esto se debe a que al ir aumentando la temperatura cada vez resulta mas difícil alinear los momentos magneticos a los atomos individuales en la dirección del campo magnetico.

Las sustancias ferromagnéticas, como el hierro, mantienen un momento magnetico incluso cuando el campo magnetico se hace nulo. Este efecto se debe a una fuerte interacción entre los momentos magnéticos de los átomos o electrones individuales de la sustancia magnética, que los hace alinearse de forma paralela entre sí. En cirunstancias normales los materiales ferromagnéticos están divididos en regiones llamados “Dominios”: en cada dominio los momentos magnéticos átomicos están alineados en paralelo. Los momentos de dominio diferentes no apuntan necesariamente en la misma dirección. Aunque un trozo de hierro normala puede no tener un momento magnético total, puede inducirse su magnetización colocándolo en un campo magnético, que alinea los momentos de todos los dominios. La energía empleada en reorientación de los dominios desde el estado magnetizado hasta el estado desmagnetizado, se manifiesta en un desfase de la respuesta al campo magnetico aplicado conocido como “histéresis”.

Los materiales ferromagnéticos pierden sus propiedades cuando se calientan por encima de una temperatura conocida como punto de Curie, llamada asi en honorde Pierre Curie, quien descubrió el fenómeno en 1895.

En los últimos años, la mejor comprensión de los origenes atómicos de las propiedades magnéticas ha llevado al descubrimiento de otros tipos de ordenamiento magnético. Se conocen casos en los que los momentos magnéticos interactúan de tal forma que les resulta energéticamente favorable alinearse entre sí en sentido anti paralelo; éstos materiales se llaman antiferromagnéticos.

También se han hallado otras configuraciones más complejas de los momentos magnéticos atómicos. Las sustancias «ferrimagnéticas» tienen al menos dos clases distintas de momento magnético atómico, que se orientan de forma antiparalela.
Como ambos momentos tienen magnitudes diferentes, persiste un momento magnético neto, al contrario que en un material antiferromagnético, donde todos los momentos magnéticos se anulan entre si. Curiosamente, la piedra imán es «ferrimagnética y no ferromagnética»; en este mineral existen dos tipos de ion hierro, con momentos magnéticos diferentes. Se han encontrado disposiciones aún más complejas en las que los momentos magnéticos están ordenados en espiral. Los estudios de estos ordenamientos han proporcionado mucha información sobre las interacciones entre los momentos magnéticos en sólidos.

En los últimos 100 años han surgido numerosas aplicaciones del magnetismo y de los materiales magnéticos. El electroimán es la base del motor eléctrico y del transformador. En épocas más recientes, el desarrollo de nuevos materiales magnéticos ha influido notablemente en la revolución de los ordenadores o computadoras. Es posible fabricar memorias de computadora utilizando «dominios burbuja», los cuales son pequeñas regiones de magnetización, paralelas o antiparalelas a la magnetización global del material. Según que el sentido sea uno u otro, la burbuja indica un uno o un cero, por lo que actúa como digito en el sistema binario empleado por los ordenadores. Los materiales magnéticos también son componentes importantes de las cintas y discos para almacenar datos.

Los imanes grandes y potentes son cruciales en muchas tecnologias modernas.
Los trenes de levitación magnética utilizan poderosos imanes para elevarse por encima de los railes y evitar el rozamiento. Los imanes superconductores se emplean en los aceleradores de particulas más potentes para mantener las particulas aceleradas en una trayectoria curva y enfocarlas.

En la medicina moderna el magnetismo se ha empleado en forma limitada, no obstante es una herramienta valiosa e insustituible ya que la exploración mediante resonancia magnética nuclear es vital para diagnósticos que de otra forma serian imposibles. La tomografia utiliza campos magnéticos de gran intensidad para visualizar el interior del organismo humano.

Por otra parte, existe una alternativa médica basado en las propiedades magnéticas de los componentes del cuerpo humano, en el cual las células tienen minúsculas propiedades Biomagnéticas. Cada célula, tejido, órgano y sistema, asi como las sustancias quimicas asimiladas o desechadas por ellos producen su propia energía magnética con un campo magnético limitado proporcionalmente.

Por otra parte, debido a la presencia de cantidades eléctricas de fuerzas diferentes son generadas y son afectadas inevitablemente, por los campos magnéticos. Los campos de energia o magnéticos de los diferentes órganos no se quedan estáticos, sino que están sujetos continuamente a variaciones, producto del estado de actividad, descanso o influencias externas, como son la entrada al cuerpo de sustancias en forma de comida o bebida o la exposición a fuentes magnéticas naturales o artificiales.

Para mantener la salud fisica, es esencial que el equilibrio en los campos individuales esté balanceado magnéticamente para que se conserve el equilibrio magnético entre los diferentes órganos y sistemas. Cualquier perturbación o fluctuación anormal puede incrementar o disminuir la energía magnética de tejidos u órganos particulares, generando a su vez alteraciones en el organismo entero y por lo tanto en la salud.

Lo infinitamente pequeño como lo infinitamente grande, tienen comportamientos semejantes de atracción, repulsión magnética y de cinética de sus particulas o elementos, que obedecen a las mismas leyes fundamentales de cargas y de resonancias que finalmente mantienen el equilibrio universal, sin llevarlos – como se predijo – a un colapso final, en donde toda la materia se concentraria y quedaría anulado el proceso vital, sin el espacio necesario para sus manifestaciones.

El átomo de hidrógeno, a pesar de su estructura tan elemental, juega sin duda el papel más relevante en los procesos bioquímicos, ya que se encarga de asociar a otros átomos y de mantener dicha asociación estable con un equilibrio de cargas tanto positivas como negativas, definiendo con ello las propiedades ácido – básicas, toda vez que el mismo elemento hidrógeno actúa en los dos sentidos, cuando actúa como elemento: electronegativo, y cuando actúa como un ion positivo: electropositivo. Este equilibrio cinético de cargas permite entender el concepto fundamental de neutralidad energética, positivo como negativas persisten en un nivel energético final de igual magnitud

 aunque de diferente polaridad, que no interfiere con los procesos finales de la homeostasis celular u orgánica, mientras estén en resonancia bioenergética.

Es común que se asocie a los fenómenos eléctricos con los magnéticos aun cuando los primeros – eléctricos los campos magnéticos pueden existir sin la presencia de los primeros; de ahí que tanto cargas positivas como negativas, pueden subsistir en estados energéticos puros como consecuencia de campos en resonancia magnética, ya sean generados por la cinética de los electrones de los elementos o como consecuencia de las concentraciones de hidrogeniones en los compuestos orgánicos. Las concentraciones de hidrogeniones son mensurables por medio de reactivos que determinan el pH de la sustancia que soporta la concentración ya sea en déficit, en exceso o en equilibrio, pero hasta ahora no es posible hacerlo en forma directa en los órganos internos de los seres vivos.

El Dr. Richard Broeringhmeyer logró la medición de los polos biomagnéticos generados por la concentración anormal de hidrogeniones en forma externa, cualitativa e indirecta, por medio de la resonancia energética de campos magnéticos de mediana intensidad que nos permite saber de inmediato e «in situ” la presencia de los polos biomagnéticos, así como su polaridad especifica. De acuerdo a sus observaciones, sólo se generan disfunciones en los órganos que soportan las distorsiones del pH, y no le concede valor terapéutico al fenómeno de la despolarización tal vez porque no intuyó el Par Biomagnético, o tal vez porque no está permitido en su país el procedimiento.

Es común para el médico medir la temperatura corporal, la presión arterial, la frecuencia cardiaca, la frecuencia ventilatoria, la conducción eléctrica de los medios periféricos, los procesos eléctricos del corazón, pero muy pocas veces los aspectos energéticos puros como la capacidad al esfuerzo máximo, procedimiento común en fisiatria, y sólo el biomagnetismo médico puede medir la bioenergía producida por la concentración alterada de los hidrogeniones o de los radicales libres, que a su vez se generan por la presencia de microorganismos o de toxinas en los órganos que los soportan, ya que toda la materia obedece a cambios de presión, de temperatura, de humedad o de atracción electromagnética, de tal suerte que cuando un órgano sale de su nivel de energía en donde a pesar de dicha alteración se siguen Ilevando a cabo los procesos de su metabolismo, los campos magnéticos de mediana intensidad pueden medir en forma indirecta y cualitativa dichas distorsiones, provocando acortamiento o la elongación del hemicuerpo derecho. El hemicuerpo izquierdo se mantiene estable porque el corazón lo despolariza con cada latido, al producir una onda magnética alternante.

De acuerdo con la teoria del Dr. Broeringhmeyer y de acuerdo con la lógica del proceso, ambos con base en la ley universal de cargas, la despolarización debe

conseguirse aplicando un campo magnético de polaridad contraria a la del campo bioenergético producido por el organismo, para atraer a los iones de hidrógeno o los radicales libres de polaridad contraria hacia el exterior del organismo. También el Dr. Broeringhmeyer aceptó que sólo habría disfunciones secundarias a los procesos de polarización de los órganos internos, y que en el caso de los polos con cargas positivas se producirían excitaciones funcionales y en los de polaridad negativa disminución de su función normal.

El Par Biomagnético confirma que la polarización bioenergética de un órgano, trae como consecuencias a corto plazo o mediano plazo, procesos degenerativos finales. El polo biomagnético, así como la medición cuantitativa e indirecta de los mismos por medio de imanes de mediana intensidad, es la base de todo el estudio que ahora culmina con el entendimiento formal de las patologías orgánicas desde el punto de vista de la bioenergética; así como de su correlación clínica y de su tratamiento por medio de campos magnéticos, con o sin la asociación de otros procedimientos terapéuticos de orden farmacológico o quirúrgico.

De acuerdo con los antecedentes expuestos sobre el descubrimiento, desarrollo y aplicación terapéutica del magnetismo, el Par Biomagnético se define como: el conjunto de cargas que identifican una patología y que está constituido por dos cargas principales de polaridad opuesta, que se forman a expensas de la alteración fundamental del pH de los órganos que las soportan.

De esta dualidad bioenergética se desprende otro principio fundamental, llamado: Nivel Energético Normal (NEN).

El NEN define los límites bioenergéticos en donde se llevan a cabo todos los procesos metabólicos celulares de los organismos humanos, y que en razón de la temperatura, no puede salirse del límite de apenas un grado centígrado (36 a 37), donde la absorción electromagnética está en el orden de los 400 Armstrong, debido a que el pH está muy próximo al valor neutro de la escala convencional con tolerancias de apenas tres décimas en ambos sentidos.

Todas las consideraciones fisiológicas, bioquímicas, biológicas, inmunológicas, psicológicas y hasta sofrológicas de los organismos humanos se llevan a cabo en condiciones de normalidad dentro de este nivel de energía y quizá, el considerar que la patología también se lleva a cabo dentro de éstos niveles energéticos es lo que nos ha hecho tan ineficientes en nuestros tratamientos médicos, porque la naturaleza dentro de estos niveles de energia es perfecta y no admite errores.

La alteración bioenergética del NEN obedece a la ley del todo o nada, que es semejante al de «reobase muscular»; es decir, que existen fenómenos naturales que sacan todo un órgano a su nivel energético normal en un cierto límite después del cuál el fenómeno persiste independientemente de que la condición que lo causó persista o no, y parece ser que dicho

limite está en el orden de los 1000 Gauss o sus equivalentes energéticos, ya que la despolarización bioenergética por medio de imanes naturales también obedece a cargas superiores a los 1000 Gauss, y no tienen efectos potenciales magnéticos inferiores, pero en ambos casos, tanto la polarización como la despolarización, el efecto es similar, es decir que, por arriba de los 1000 Gauss la despolarización es efectiva y definitiva, sin importan que se aplique campos mucho más energéticos, se han probado hasta 50,000 Gauss y el efecto es totalmente similar.

Debe existir un dieléctrico natural que permita que las cargas en condiciones normales no se fundan dentro del NEN, ya que éste a su vez actúa como tal- dieléctrico – en relación a los focos biomagnéticos que se forman en condiciones de patología o de disfunción orgánica: es decir que, en tanto el NEN actúa como dielėctrico para la formación y estabilidad de cada Par Biomagnético, existe otro dieléctrico que permite la homeostasis, aspecto que no es considerado bioquimica pero sí en la bioenergética.

No se entiende aún porqué – cuando se entienda se acabarán las enfermedades – se polariza en un instante todo un órgano hacia el lado positivo por exceso de iones de hidrógeno, cayendo en un estado de acidez en su totalidad y esto a su vez, condiciona como consecuencia necesariamente lógica la polarización de otro órgano en sentido opuesto, es decir hacia la alcalinidad, por déficit de hidrogeniones y presencia de radicales libres complejos con polaridad negativa. Como principal teoría de la génesis del polo positivo, tal vez se trate de la presencia de un elemento muy activo con polaridad negativa (el flúor), que asociado con metales pesados y que sirven como catalizadores, inician la acumulación cuantitativa de iones de hidrógeno en un proceso inverso a la desintegración atómica; es decir, una reacción en cadena de sentido inverso que condensa la materia por acumulación exagerada de hidrógenos. El hidrógeno es el principal aglutinante de la materia orgánica y constituye el enlace más fuerte de las moléculas, pero además, desde el punto de vista cinético, es la cremallera que une los átomos de carbono, oxígeno, nitrógeno y todos los demás componentes de las sustancias orgánicas, puesto que se comporta simultáneamente como electronegativo cuando es elemento y como electropositivo cuando es ion y todo ello depende de la dinámica de la nebulosidad energética conocida como electrón.

Por lo anterior, se deben considerar las manifestaciones normales de los organismos dentro de un nivel energético común ya las manifestaciones patológicas fuera de serie de fenómenos como consecuencia inevitable y cruelmente lógica de la carga biomagnética, en primer lugar se establece una acidosis del órgano afectado, enseguida, se acorta la materia y por lo mismo el órgano decrece en sus dimensiones, posteriormente, ocurre la disfunción del órgano y finalmente ocurren fenómenos degenerativos, todos ello en presencia de virus.

En el polo negativo ocurren fenómenos semejantes pero de polaridad contraria, es decir, negativa. En primer lugar se establece una alcalosis del órgano que soporta el polo negativo, inmediatamente después ocurre la distensión de su materia que condiciona a su vez un estado de flogosis y de edema, posteriormente ocurre la disfunción del órgano y finalmente procesos degenerativos y todo ello en presencia de bacterias.

Aun cuando las dos consecuencias finales de ambos polos son las mismas: degeneración de materia, dicha degeneración es diferente en su manifestación. En el caso de los polos biomagnéticos con polaridad positiva la degeneración es de tipo retráctil o cicatricial y en el segundo, de lisis y dispersión del tejido.

Cuando se forma un polo biomagnético, se asocia a otro de polaridad contraria y en estricta resonancia bioenergética ya que, en teoría, ambos polos presentan la misma intensidad de carga, la misma frecuencia biomagnética y el mismo número de partículas elementales, por lo que no es posible inhibir el polo de un Par Biomagnético con el de otro par, sólo se puede desactivar cada Par Biomagnético empujando sus cargas internamente, una contra la otra, pero no la de un parcontra la de otro par.

En la Universidad Autónoma de Chapingo, se han venido implementando cursos y diplomados relacionados con las medicinas complementarias, desde 1996 y en el momento actual se considera necesario tomar en cuenta e implementar el planteamiento teórico y práctico del Par Biomagnético.

JUSTIFICACIÓN

Actualmente, aunque existe controversia, algunos investigadores sostienen la hipótesis de que el campo magnético terrestre es, y ha sido vital, para la conservación del equilibrio de los ecosistemas, a tal grado que se ha sugerido que algunas especies de vertebrados desaparecieron debido a cambios en el campo magnético de la tierra; asimismo, se afirma que la orientación del campo magnético y su intensidad son indispensables para la vida saludable del organismo humano.

Desde la antigüedad, diversas civilizaciones han utilizado el magnetismo con fines terapéuticos. Una de las primeras fuentes documentadas se refiere al uso del magnetismo en la acupuntura hace unos 4000 años. Existen referencias de que los imanes eran usados en la India, Egipto, Persia y el Tibet. Se dice que Cleopatra llevaba una piedra imán en la frente para prevenir el envejecimiento.

Los efectos negativos de la disminución de la intensidad magnética, del campo magnético terrestre, fu evidente cuando los cosmonautas experimentaron pérdida temprana del calcio en los huesos y calambres en los muslos, cuando se situaban por encima del campo magnético de la tierra durante un periodo de tiempo prolongado. Cuando se colocaron campos magnéticos artificiales en las cápsulas espaciales los astronautas conservaron su salud.

El Sindrome de Deficiencia del Campo Magnético fue identificado en Japón a finales de 1950, es parecido al Sindrome de Fatiga Crónico y se caracteriza por falta de energia, dolor general, dolores de cabeza frecuentes, vértigo, etcétera.

Los sintomas del Sindrome de Deficiencia del Campo Magnético son aliviados por la aplicación al organismo de un campo magnético externo. Lo anterior es posible debido a que los seres vivos están integrados por materiales magnéticos. Cada célula y àtomo del cuerpo humano son, un dinamo, magnético, pequeño.

Los campos del cuerpo son minúsculos, y para medirlos se utilizan aparatos llamados <<Squids>>. El campo magnético de la tierra es unas 100,000 veces más fuerte que el de un individuo. Nada hay, en el cuerpo humano que limite o bloquee la fuerza de un campo magnético externo, aunque el cuerpo es 70 % agua este no reduce ni bloquea los campos magnéticos. Un imán fuerte, sostenido en un lado del cuerpo, fácilmente puede desviar una aguja de una brújula en el otro lado del mismo.

Los pares biomagnéticos son utilizados para preservar o recuperar la salud ya que el paso de las ondas magnéticas por el cuerpo, a través de tejidos y células, acelera el movimiento de los electrones y, por lo tanto, la vibración molecular, asi, los choques entre moléculas, esto es, la fricción entre ellas, produce un aumento de la temperatura corporal.

La hemoglobina acelera su movimiento, y el flujo sanguíneo materiales que se encuentran adheridos a las paredes interiores de las venas y ocasionan presión arterial alta, por lo que disminuyen los depósitos de colesterol y calcio, Al activarse la circulación de sangre y de linfa los nutrientes son arrastra los tranportados fácil y eficientemente a cada célula del cuerpo.

Las funciones de autonomía de los nervios se normalizan controlando mejor las funciones biológicas de los tejidos y órganos. Se activa la secreción de hormonas y las actividades glandulares se dinamizan.

Las ondas magnéticas al penetrar en la piel, los tejidos grasos y los huesos, activan el flujo energético por lo que vigorizan integralmente las funciones corporales y eliminan los desórdenes corporales. En fin, las prioridades de las ondas magneticas promueven la multiplicación y el crecimiento de las células rejuveneciendo los tejidos.

Por estas razones, los imanes son excepcionalmente útiles en padecimientoscomo dolor de muelas, rigidez de hombros y otras coyunturas, dolores e hinchazones del cuello del útero, eczema, asma, asi como en caso de heridas.

Debido a las propiedades de los imanes, a las respuestas corporales y a sus efectos es que se utilizan en medicina, actuando en el organismo humano de diferentes maneras:

1. Estimulan los puntos de acupuntura y meridianos, es por ello que pueden ser utilizados especialmente para aliviar el dolor, así como en el caso de desgarres y estirones.

2. Tienen influencia positiva en las células sanguineas debido a que magnetizan el núcleo de hierro de las moléculas de hemoglobina.

3. Aumentan el flujo sanguíneo y elevan la temperatura corporal.

4. Se acelera la asimilación de sales, debido a la magnetización de los iones metálicos.

5.Tienen influencia sobre los impulsos nerviosos, por lo que pueden utilizarse como anestésicos y para controlar los ataques epilépticos.

6. Tienen efectos positivos sobre el anabolismo y el catabolismo.

7. En el caso de enfermedades infectocontagiosas, la aplicación de campos magnéticos desconfigura los campos de los microorganismos patógenos, debilitándolos o causándoles la muerte.

Sanar a través de magnetismo es poco convencional, pero no poco efectivo. La terapia biomagnética es sencilla, barata y libre de peligros. La magnetoterapia es una ciencia y un arte. Es una ciencia semejante al magnetismo y trabaja en las líneas de electricidad del organismo; su aplicación es un arte que involucra la selección de imanes de fuerza diferente para aliviar dolencias diversas en diferentes partes del cuerpo. Es un sistema de tratamiento que cubre un campo vasto de terapias y puede aliviar casi todos los defectos funcionales de los sistemas del cuerpo humano.

Es por lo anterior, que la Universidad Autónoma Chapingo, consciente de que la alimentación, la salud y la educación son vitales para el desarrollo personal y social ha implementado estrategias para implementar la producción de alimentos bajo el principio de que la enseñanza es la base dela investigación y de que la investigación es vital para la enseñanza.

No obstante los logros alcanzados y que el personal académico se mantiene a la vanguardia cientifica y docente, se considera que las labores realizadas hasta el presente deben ampliarse y consolidarse con una mayor presencia social en la búsqueda de alternativas e implementación de estrategias para responder a la confianza que la sociedad deposita en las instituciones de enseñanza superior y. es por ello que la Universidad Autónoma de Chapingo ha hecho propio el reclamo de la sociedad para que la población más vulnerable tenga acceso a los servicios de salud y para ello se ha dado a la tarea de evaluar diversos modelos médicos alternativos cuya eficacia puede ser demostrada y aplicada a bajo costo para resolver los problemas de salud más urgentes de la población mexicana.

El Par Biomagnético es una propuesta novedosa de bajo costo y de efectividad probada y aprobada por un sector médico que conoce las ventajas de este nuevo modelo médico, que no requiere equipo caro y sofisticado y que, además, está libre de efectos secundarios nocivos, por lo que constituye una valiosa alternativa para tratar los más diversos problemas de salud desde una perspectiva cientifica más humana, donde la finalidad única se centra en aliviar el dolor y recuperar la salud del paciente y no en los beneficios económicos que pudieran obtenerse de él.

En la Universidad Autónoma de Chapingo se ha trabajado desde hace varios años entre análisis, validación y práctica de diferentes corrientes médicas como resultado la implementación de diversos complementarias, dando diplomados y cursos selectos de alto nivel académico, entre los que se pueden mencionar: medicina tradicional china, homeopatía, masoterapia, quiropráctica, iridologia, herbolaria, temazcal terapéutico y magnetoterapia, entre otros. La experiencia obtenida en investigaciones y docencia, permitió consolidar un programa de diplomados y cursos selectos de reconocido prestigio, el cual se actualiza, amplia y mejora constantemente.

Entre los cursos selectos de mayor aceptación está el de «Magnetoterapia», ya que presenta conceptos novedosos para el diagnóstico y tratamiento de diversos padecimientos, como lo es la aplicación unipolar: es decir de un solo polo, ya sea positivo o negativo, para hace circular la energía, en cambio, el «Par Biomagnético» aplica al mismo tiempo, los dos polos, positivo y negativo para restablecer el pH normal de los órganos afectados, mostrando una alta efectividad para recuperar la salud en un plazo corto y a un costo muy bajo.

Es asi que la Universidad Autónoma Chapingo, mediante el Centro de Educación Continua y el Programa Universitario de Medicina Tradicional y Terapéutica Naturista propone la puesta en marcha del Diplomado «Par Biomagnético» para responder a la ineludible responsabilidad de impartir docencia de calidad, acorde a las necesidades de la población mexicana en alimentación, educación y salud.

OBJETIVO GENERAL

Analizar la anatomía y fisiologia humana, a nivel intra y extracelular, asi como a niveles de tejido, órgano, sistema y su relación con los fenómenos eléctricos y biomagnéticos, influencia en la conservación y pérdida de la salud, así como la aplicación del Par Biomagnético para recuperar la salud.

Objetivos específicos

  • Entender los fundamentos físicos, químicos y biológicos de la magnetoterapia y analizar las fuerzas magnéticas y eléctricas intracelulares, orgánicas y externas como sistemas en equilibrio para la conservación de la salud y su desequilibrio como causa para la pérdida de la salud.
  • Tener conciencia y conocimiento de la existencia de un procedimiento de diagnóstico terapéutico, fundamentado en el concepto del «Par Biomagnético» padecimientos.
  • Aprender a rastrear con campos magnéticos de mediana intensidad todos y cada uno de los Pares Biomagnéticos conocidos hasta la fecha.
  • Conocer la formación del Par Biomagnético en los organismos superiores, así como todos los Pares Biomagnéticos humanos conocidos hasta la actualidad.
  • Identificar la presencia de los Pares Biomagnéticos en pacientes, tanto para el diagnóstico como para su tratamiento bioenergético.
  • Analizar las asociaciones y complementaciones terapéuticas con la alopatía, homeopatía, naturopatía, medicina física y en general todo tipo de terapias conocidas.
  • Determinar la influencia geográfica tanto en la patología como en el proceso de curación.
  • Estar al tanto de los resultados clínicos y teóricos del procedimiento, asi como de las contraindicaciones del Biomagnetismo Médico.

Creditos: FISIOPATOLOGIA BIOENERGETICA

Deja un comentario

Deseas informes? Click Aquí