Magnetismo

TENDENCIAS DE INVESTIGACIÓN Y DESARROLLO DE LA APLICACIÓNDE LOS CAMPOS MAGNÉTICOSEN MEDICINA

Es de vital importancia conocer de qué
modo influye el campo magnético y electromagnético sobre los seres vivos en
primer lugar, pero también cómo el hombre puede manipularlo y obtener beneficios de sus propiedades, ya sea por aplicación directa o por el desarrollo de sistemas y equipos que mejoren la calidad de la vida
en general.
En importantes centros de investigaciones del mundo, los sistemas que aplican
el campo magnético son muy estudiados,
con resultados satisfactorios en muchos
casos; lo que abre un vasto horizonte para el
desarrollo de diversas tecnologías y aplicaciones. Sin duda, la consulta y el estudio de las tendencias de investigación y desarrollo mundial sobre la aplicación del campo magnético y electromagnético en la salud,
son necesarios para definir cuáles son las
ramas que más resultados aportan a la sociedad. Es por ello que un trabajo con tales características es indispensable en cualquier proyecto de investigación.

En el presente trabajo se realizó una investigación bibliográfica con la consultoría Biomundi y la Oficina Cubana de la Propiedad Industrial para determinar las propiedades y posibilidades del campo electromagnético e imanes permanentes en la medicina. Para ello, fueron consultadas las principales bases de datos, entre las que se encuentran Medline,
Excerpta Médica, Predicast, Life Science y Base de Datos Biomundi, entre otras. También fue consultado un número importante de publicaciones seriadas, y no seriadas, de las cuales se recogió información
transcendental.
Con relación a la información de patentes sobre el tema de la magnetoterapia
se consultaron las bases de datos de patentes contenidas en CD-Rom publicados por las principales organizaciones internacionales y los principales países desarrollados entre los que se encuentran los Estados Unidos de América (1975-1995), Japón (1976-1996), Francia (1989-1996), España (1969-1995), Convención de Patentes Europeas (EPO) (1978-1996) y el Tratado de Cooperación en Materia de Patentes (PCT) (1978-1996).
De todas las fuentes consultadas, la
mayor cantidad de información fue obtenida de la base de datos Medline con más del 85 % de la información científica analizada
localizada en los 4 años realizados (1993-
1996) y más de 3 000 registros sobre el tema del magnetismo aplicado a la Medicina.
Las principales líneas de investigación del campo magnético aplicado a la Medicina actualmente están dirigidas al:

  • Desarrollo de métodos y equipos para el
    tratamiento de enfermedades utilizando
    el campo magnético y electromagnético
    (CME).
  • Desarrollo e investigación de las posibilidades de diagnóstico mediante los sistemas de Imagen de Resonancia Magnética (IRM).
  • Estudio de los efectos adversos producidos por el CME.
    Se encontró que los principales efectos que posee el CME y que le permiten ser utilizados en procesos terapéuticos son efectos bioestimulantes, analgésicos, antiinflamatorios y antiedematosos. De
    acuerdo con los resultados de esta consulta bibliográfica, el CME puede ser utilizado en el tratamiento de enfermedades tales como:
  • Alteraciones pasajeras de la circulación sanguínea cerebral después de un
    insulto o trauma.
  • Neuritis en diferentes localizaciones, dolores fantasmas y polineuritis vegetativa.
  • Ganglionitis inflamatoria de los troncos simpáticos.
  • Enfermedades isquémicas ligeras y de grado medio del corazón, endoarteritis y arteriosclerosis oclusiva de los vasos de las piernas y los brazos.
  • Insuficiencia venosa crónica, incluidas alteraciones tópicas.
  • Asma bronquial y neumonías prolongadas.
  • Enfermedades ulcerosas del estómago y del duodeno.
  • Hepatitis subaguda, incluida la viral, y pancreatitis subaguda.
  • Osteocondrosis.
  • Enfermedades distróficas e inflamatorias de las articulaciones, fracturas de huesos tubulares y del maxilar inferior.
  • Dermatitis crónica, psoriasis y esclerodermia.
  • Heridas de tejidos blandos.
  • Otitis aguda, amigdalitis, odontalgia y flemones posoperatorios, entre otras.

Las unidades de IRM tienen un fuerte
desarrollo en el ámbito mundial y han demostrado tener ventajas como sistemas de
diagnóstico en muchas aplicaciones, al
comparársele con la tomografía
computadorizada y el ultrasonido.
La rama médica en que más se estudian los efectos del CME es la neurología,
seguida por la oncología y la ortopedia.
La región donde más se efectúan estos estudios con fines médicos es América
del Norte con el 44 % de los trabajos analizados, a esta le sigue Europa con el 41 % y
Asia, Australia y Oceanía con el 13 %. El
país que más investiga sobre su aplicación
y efectos en medicina es Estados Unidos
de América con el 53 % de los trabajos, a
este le sigue Alemania con el 14 % y Japón
con el 12 %.
La revista que más publica sobre el tema
de referencia es Bioelectromagnetics
(EUA), seguida por Electroencephalography and Clinical Neurophysiology (Irlanda) y IEEE Transactions on Biomedical
Engineering (EUA).
El investigador que más artículos tiene
publicados sobre el CME en medicina es R.
Sandyk del Laboratorio de Investigaciones
de Neurocomunicación (EUA) con 23 publicaciones entre 1994-95. A este le sigue
A. Pascual Leone del Instituto Nacional de
Afectaciones Neurológicas (EUA) y D.A.
Savitz de la Escuela de Salud Pública de la
Universidad de Carolina del Norte (EUA).
El estado de la tecnología reporta 232
documentos de patentes en el período estudiado sobre la magnetoterapia. Las especialidades principales en que se aplican estas patentes son:

  • Usos generales en medicina (90 patentes).
  • Promotores de la circulación sanguínea
    (27 patentes).
  • Camas de magnetoterapia (18 patentes).
  • Tratamiento del sistema nervioso y alivio del dolor (15 patentes).
  • Ortopedia y osteoporosis (14 patentes).
  • Masajes (13 patentes).
  • Tratamiento de células malignas (12 patentes).
  • Tratamiento de la piel (8 patentes).
  • Restauración de tejidos y vasos sanguíneos (6 patentes).
  • Tratamiento de la alopecia y senilitud (5
    patentes).
  • Estomatología (5 patentes).
    De acuerdo con los documentos encontrados en el período analizado se observó cierta actividad de estudios de la
    magnetoterapia desde 1973 por algunos
    países; pero no es hasta 1988 que surge
    con fuerza y hay una explosión en el número de solicitudes de patentes, que alcanza
    su máxima expresión en los años 1989 y

Posteriormente se mantiene el ritmo de actividad con pequeñas variaciones hasta la fecha. Aunque existe una buena actividad de
solicitudes de patentes por los países que han iniciado estudios de magnetoterapia se aprecia que esta es una disciplina joven y que los derechos de propiedad industrial aún están enmarcados en el ámbito nacional. Se observa poca actividad de registro en otros países o en las organizaciones internacionales o regionales como EPO y PCT.
En la mayoría de las patentes que se
presentan en el presente estudio, los equipos y tecnologías aplicadas son de bajo consumo energético y de poca complejidad,
lo que los hace apropiados para su implantación en las condiciones actuales. Estas son ventajas a favor para un país que desea inciarse, tanto en el estudio científico de esta disciplina, como en la introducción
práctica de algunos de los resultados expuestos. También, las condiciones son
propicias para hacer aportes creativos propios al estado de la tecnología y lograr patentes propias para su seguridad en la
aplicacion nacional futura, así como para
su fortaleza jurídico-comercial internacional
y para la exportación de conocimientos y
experiencias técnicas o tecnológicas desarrolladas en este campo.
En la investigación médica reviste gran
importancia el análisis de los efectos adversos causados por el CME y se concentran la mayoría de los estudios efectuados
en las posibles afectaciones que pueda causar sobre la reproducción de los animales y
seres humanos, así como sobre la posibilidad de que promueve la aparición de diversos tipos de cáncer.
Después de seis años de investigaciones aceleradas, por mandato del congreso
de los Estados Unidos, el Instituto Nacional de la Ciencia y la Salud del Medio Ambiente (NIEHS) anuncia el día 15 de junio
de 1999 sus conclusiones, que plantean:
«…es débil la evidencia de que un riesgo de
cáncer y otras enfermedades humanas sean
producidas por los efectos de las fuentes
de corriente eléctrica y de los campos magnéticos que actúan alrededor de un punto
anatómico localizado».14
El NIEHS hace una revisión y análisis
de los datos existentes provenientes de un
informe al Congreso Americano, actualmente puesto a disposición del conocimiento
público. El informe se refiere a la aplicación
de la corriente eléctrica de frecuencia extremadamente baja y a los campos magnéticos que actúan alrededor de una fuente
energética de gran poder, encargada de la
distribución de la energía, así como a aquellos campos magnéticos y eléctricos (EMF)
de acción limitada, pero que son al mismo
tiempo fuentes de corriente elécrica de circuito cerrado y se utilizan en los hogares y
en otras aplicaciones prácticas.
Mientras algunas secciones del informe dicen que la exposiciòn del EMF «no se
puede reconocer como completamente segura», por otra parte, el informe concluye
que el NIEHS cree que la probabilidad de
que la exposición a los campos magnéticos
y eléctricos (EMF) sea verdaderamente un
riesgo para la salud, es actualmente insignificante. Las asociaciones epidemiológicas
débiles y la falta de algún apoyo de laboratorio para estas asociaciones, solamente
proporcionan una evidencia científica marginal acerca de que la exposición a este
agente es lo que está ocasionando cualquier grado de daño.
La investigación continúa sobre algunos «aspectos» preocupantes a largo plazo
dice el informe, y que deben continuar los
esfuerzos encaminados a reducir las exposiciones. El NIEHS señaló que la «evidencia más fuerte» de los efectos sobre la salud proviene de la asociación estadística
observada en las poblaciones humanas que
padecían de leucemia infantil y la leucemia
linfocítica crónica en los adultos expuestos
por causa de su profesión, como los trabajadores de los servicios relacionados con
las instalaciones eléctricas, maquinistas y
soldadores.
Mientras que el informe proveniente
de los estudios individuales tiene un apoyo débil, los estudios epidemiológicos
demuestran con algunos métodos de medición de la exposición, un patrón bastante compatible con un riesgo insignificante que aumenta con la exposición creciente, y que es un poco más débil para la
leucemia linfocítica crónica que para la
leucemia infantil.
Sin embargo, los estudios de laboratorio y las investigaciones de la función
biológica básica no apoyan estas asociaciones epidemiológicas de acuerdo con el informe, que expone lo siguiente: «Virtualmente toda la evidencia de laboratorio en los animales y los seres humanos y la mayoría de
los estudios mecanicistas en las células fracasan en apoyar una relación causal (causa-efecto)».
Kenneth Olden, director del NIEHS, ha
afirmado que la falta de hallazgos positivos
compatibles en los estudios mecanicistas o
en los animales, debilita la creencia de que
esta asociación es debida realmente al EMF,
pero esto no puede descontar o desestimar completamente los hallazgos
epidemiológicos. Por esa razón, y debido virtualmente a que todas las personas en los Estados Unidos utilizan la electricidad y por lo tanto, se encuentran sistemáticamente expuestas al EMF, deben
continuarse los esfuerzos para fomentar
las reducciones en la exposición. Por ejemplo, la industria debe continuar los esfuerzos para modificar las líneas de grandes
transmisiones y reducir sus campos y los
lugares en donde se encuentran las instalaciones de los alambrados que pueden producir campos electromagnéticos más
altos. Una comisión interagencia establecida por el presidente hará un informe subsiguiente al Congreso sobre los hallazgos de
este informe, y si son necesarias cualquier
tipo de acciones reparadoras para reducir
al mínimo las exposiciones.14-16
El doctor Olden expuso que el NIEHS
pudiera continuar apoyando la realización
de algunas investigaciones sobre el EMF,
aunque no a los altos niveles suministrados por el Congreso en la legislación especial y en las apropiaciones.
El NIEHS informa que siguieron un programa investigativo de seis años y una revisión de dos años por el Instituto y por
científicos que trabajan fuera de él. Para el
esfuerzo investigativo, el Congreso destinó la suma de 23 millones de dólares, igual a la destinada por la industria eléctrica. La
industria no tuvo control sobre lo que se
hizo para dirigir la investigación, los fondos fueron administrados por el Departamento de Energía y una porción se transfirió al NIEHS para los objetivos encaminados a la investigación sobre los efectos en
la salud. Además, el NIEHS añadió 14 millones de dólares de sus propios fondos destinados para apoyar investigaciones adicionales. El gasto total fue de alrededor de 60 millones de dólares.
Los estudios revisados y dirigidos por
NIEHS y sus cesionarios se enfocaron sobre la posibilidad de encontrar un vínculo con el cáncer, como reacción a un estudio
de la leucemia en Denver, Colorado, en 1979,
y para hacer un intento subsecuente de
reafirmar o refutar este vínculo con el cáncer en Denver y en otras partes. Pero el informe dijo que NIEHS halló también una
evidencia inadecuada de cualquier tipo de
vínculo a enfermedades que no son cancerosas como la demencia de Alzheimer, la depresión y los defectos congénitos que
se detectan al nacimiento.
Christopher Portier, director asociado del «Programa de Toxicología Medioambiental» en el NIEHS coordinó el esfuerzo
de la evaluación y aseveró: «Esta valoración del riesgo gana fuerza y fiabilidad, a partir de la conducta de una nueva y extensa investigación enfocada en apoyar la evaluación mediante la obtención de la opinión de centenares de científicos que participaron en la evaluación. Los nuevos métodos usados en esta valoración del riesgo pueden servir como un cianotipo para
solucionar otros problemas difíciles.»
Para ayudar al NIEHS a elaborar sus
propias conclusiones, varios paneles de
científicos revisaron los datos desclasificados para que fueran de conocimiento público y los pudieran oír todas las personas
interesadas. Un panel principal de científicos –muchos de ellos investigadores de la EMF– se congregó en un suburbio de Minneapolis para aconsejar al NIEHS. El panel rechazó el EMF como carcinógeno
«conocido o probado», o incluso «probable», pero la mayoría de los integrantes del panel dijo que no se podía descartar un
papel funcional en la aparición del cáncer,
por lo tanto éste se debe considerar como
un «posible» agente cancerígeno. El informe actual del NIEHS también recomienda que los campos magnéticos continúen siendo reconocidos como un «posible» riesgo
de cáncer, pero hace énfasis en la debilidad
de los datos (no son convincentes). El informe del NIEHS dice que la evidencia no parece satisfacer la norma estándar para integrar el listado como un carcinógeno humano conocido o incluso previsible en el
informe del Programa de Toxicología Nacional sobre carcinógenos.
El informe de referencia se puede encontrar en Internet (15 de junio de 1999) y se puede solicitar la copia impresa: emf–rápido@ niehs. Nih. gov Programa del EMF –Rápido.
Por otro lado, en diciembre del año 1998
se reportó otro estudio relacionado con los
efectos adversos de los campos magnéticos que informa lo siguiente: El consejo de investigación de la Academia Norteamericana de Ciencias concluye que no existen pruebas de que los campos magnéticos
desempeñen un papel en el desarrollo de cáncer, causen anomalías del crecimiento o tengan relación con perturbaciones de comportamiento o aprendizaje. El consejo examinó unos 500 estudios sobre campos magnéticos, efectuados desde hace 17 años.

Creditos: Juan Daniel Zayas Guillot

Deja un comentario

Deseas informes? Click Aquí