Yoga

¿Necesitas un detox emocional? – 5 claves para resetear cuerpo y mente

¿Te pasa últimamente que el desgaste emocional o la fatiga mental te frenan para avanzar en el día a día? Prestar atención a estas señales puede ser más importante para tu salud de lo que piensas. El cansancio emocional, la pesadez mental, la desmotivación o el nerviosismo pueden ser mensajes de tu sistema nervioso pidiéndote a gritos un detox emocional. Y, quizá, tú ya habías pensado en comer más sano o hacer más deporte para encontrarte mejor,  pero ¿te habías planteado cómo puedes cuidar tu mente?

No somos solo lo que comemos. Somos lo que nuestro cuerpo y mente son capaces de digerir  -y lo que no-

Todas aquellas experiencias que consumimos en forma de comida, imágenes, sonidos o pensamientos se acumulan en nuestro cuerpo y en nuestra mente a la espera de ser metabolizados. Y, todo aquello que no somos capaces de digerir adecuadamente, se queda en nuestro interior en forma de toxinas. Y es que, aunque nunca te lo hayas planteado, no somos solo lo que comemos. Somos lo que  nuestro cuerpo y mente son capaces de digerir  -y lo que no-. Es por eso que, para tener equilibrio emocional, necesitas reforzar la  capacidad de tu sistema nervioso para metabolizar las experiencias acumuladas. En este artículo te comparto 5 claves para ayudarte a enseñar a tu sistema nervioso a recuperar el equilibrio.

#1. TOMA CONCIENCIA DE LA RELACIÓN CUERPO-MENTE

Habitualmente, somos conscientes de la importancia de cuidar el cuerpo. De limpiarlo, nutrirlo y mimarlo para mantenerlo sano. Pero, ¿qué hacemos con las emociones? Déjame responderte antes de que tu mente lo haga por mí.

Normalmente, “barremos las emociones que no nos gustan debajo de la alfombra”. Es decir, que las acumulamos mirando hacia otro lado. Como si así, algún día, fuesen a desaparecer. Pero la realidad es que las emociones no desaparecen por arte de magia. Sino que necesitan de nuestra ayuda para hacerlo. Si no, se van acumulando en nuestro cuerpo y en nuestra mente. Y las vamos arrastrando a  lo largo del tiempo hasta que la vida nos para. Soy testigo cada día en las consultas psicológicas de cómo esto sucede en nuestras vidas y del alto precio que pagamos por no saber cómo gestionar nuestras emociones. Un precio, que no sólo se manifiesta en la mente, sino también en el cuerpo.

Y es que cuerpo y mente funcionan mucho más estrechamente interconectados de lo que solemos pensar en el día a día. ¿Quieres una prueba? Presta atención a cómo te sientes emocionalmente en esos días  en que tu estómago no está en su mejor momento y se indigesta. ¿Te resulta fácil mantener el foco, la vitalidad y el entusiasmo? Probablemente no. También puedes plantearlo al revés. Piensa en esos días grises en que tu ánimo está de capa caída ¿te resulta fácil concentrarte, sentir tu cuerpo vital o conseguir tus objetivos? Probablemente tampoco.

La investigación científica en Psicología y Neurociencia está confirmando algo que sorprendentemente las ciencias de Yoga y Ayurveda ya sabían hace miles de años: que la mente y el cuerpo son inseparables.

Hay miles de ejemplos en tu vida que muestran el estrecho vínculo entre el cuerpo y la mente. Sólo hay que prestarles atención para tomar conciencia de ellos. Y ¿sabes por qué cuerpo y mente funcionan tan estrechamente interconectados?

Pues porque nuestro sistema nervioso es el soporte sobre el que nuestra mente se apoya para poder desplegar su actividad. Podríamos decir que el sistema nervioso es la estructura, el esqueleto, sobre el que tu mente puede construirse cada día.  Algo así como los cimientos sobre los que se construye la casa de tu mente. Y la casa de tu mente da lugar a tus emociones, tus pensamientos y tus comportamientos. Por eso, si tus cimientos están sobrecargados, tu mente y todo lo demás también lo estarán. Porque tu sistema nervioso está formado por los circuitos neurofisiológicos que conectan cuerpo y cerebro.

La investigación científica en Psicología y Neurociencia está confirmando algo que sorprendentemente las ciencias de Yoga y Ayurveda ya sabían hace miles de años: que la mente y el cuerpo son inseparables.

En Ayurveda, se considera que la capacidad para digerir depende de agni, el fuego vital que gobierna el metabolismo. Agni promueve la salud al transformar los alimentos en nutrientes, mantiene a salvo nuestro sistema inmunitario al facilitar la eliminación de toxinas y promueve el bienestar emocional al digerir las experiencias transformándolas en aprendizaje. Si tu agni es fuerte, tu capacidad para metabolizar las experiencias, traducirlas en conocimiento, o sabiduría de vida, y para liberarte de los residuos emocionales que no te dejan avanzar, también lo serán.  Sin embargo, si tu agni está débil y continúas comiendo, actuando y viviendo al ritmo habitual, pronto notarás que las señales de desequilibrio empiezan a aflorar en tu cuerpo o en tu mente.

#2. ESCUCHA LAS SEÑALES DE TU SISTEMA NERVIOSO

Al igual que el cuerpo necesita limpiar las toxinas acumuladas para poder estar sano, la mente necesita digerir los residuos emocionales para poder mantener el equilibrio. Las experiencias que vivimos dejan una huella en nuestra mente, una especie de residuo emocional. Este tipo de residuos, de no ser atendidos y limpiados, sobrecargan nuestro sistema nervioso y lo desequilibran.

El estado natural del cuerpo y de la mente es el equilibrio y la salud

Por eso, todo aquello que has vivido últimamente y tu mente aún no ha podido digerir se acumula en tu interior saturando tu capacidad para afrontar lo que tienes entre manos en tu día a día. Pero no te asustes. Tu sistema nervioso es alucinante y tiene una capacidad para digerir experiencias que rozan lo sobrenatural. Sólo tienes que entenderle para poder atenderle mejor.

La supercapacidad de tu sistema nervioso, que hace que tu cuerpo y tu mente puedan digerir las experiencias, se llama autorregulación. Esta capacidad es la que te permite aprender, mejorar y adaptarte a los desafíos de cada día manteniendo el equilibrio. El objetivo de la Psicología y la Medicina es promover esos mecanismos de autorregulación que tu cuerpo y tu mente ya tienen. Y es que el estado natural del cuerpo y de la mente es el equilibrio y la salud.

Sin embargo, el modo de vida que llevamos, la infoxicación con la que vivimos y la sobresaturación de estímulos actuales puede sobrecargar los recursos de autorregulación de tu sistema nervioso. ¿Sabes cuales son las señales más frecuentes que pueden indicar que necesitas un detox emocional? Los síntomas más comunes son tensión, nerviosismo, frustración, irritabilidad, hiperactividad, falta de foco y concentración, desconexión, desgaste, apatía, fatiga, y cansancio físico.

#3. AYUNO SENSORIAL

El siguiente paso para ayudar a tu sistema nervioso a digerir las toxinas acumuladas es dejarle descansar por un tiempo. Piensa que cada estímulo sensorial que consumimos puede desatar una oleada emocional en cuestión de milisegundos. Un sonido, una imagen, o un olor que  reactivan tus emociones más desagradables. ¿Te suena? Actualmente nuestra mente tiene una especie de adicción a consumir más y más estimulación. Pero, si no le damos el tiempo para digerirla ¿de qué nos sirve? Pues más bien de poco. Nos sirve para vivir cada vez más desgastados, desconectados e insatisfechos.

Para tener equilibrio emocional, necesitas reforzar la  capacidad de tu sistema nervioso para metabolizar las experiencias acumuladas.

Por eso, es recomendable que cada cierto tiempo le des un ayuno sensorial a tu sistema nervioso. Sí. Soy consciente de que la vida tiene una inercia que sigue girando y no es tan fácil bajarse de la rueda. Pero tampoco es tan difícil hacer pequeños cambios que nos ayuden a bajar el ritmo. Para eso, puedes, por ejemplo, reducir a la mitad el tiempo de mirar a las pantallas, utilizar las redes sociales o ver las noticias. También puedes bajar el volumen de tu teléfono o tu televisor. Y, por supuesto, comer más ligero, practicar yoga, caminar o contemplar paisajes naturales. Al hacerlo  estarás ayudando a que tu metabolismo pueda digerir lo que tenías acumulado. Recuerda que muchas veces pequeños cambios pueden marcar la diferencia.

#4. DESACTIVA LA REACTIVIDAD DE TU MENTE RACIONAL

Otra vía para proteger tu sistema nervioso de la entrada de más toxinas es vigilar tu mente. ¿Te has dado cuenta de lo fácil que es quedar atrapado en el parloteo mental cuando aparecen emociones que no te gustan? Eso es lo que yo llamo la reactividad de la mente racional.

Y es que no nos gusta sentirnos como nos sentimos. Ante la detección de pesadez en el cuerpo o en la mente, tensión, malestar, nuestro sistema nervioso reacciona por defecto tratando de evitar sentirse así. Y para intentar conseguirlo, inconscientemente desconectamos del cuerpo y saltamos a la mente racional. Y comenzamos a comernos la cabeza, a entrar en el bucle de la queja, la apatía…. como si nuestros residuos emocionales fuesen a disolverse por comernos la cabeza. Todo  eso que, como tú ya  sabes,  solo empeora las cosas desgastándonos innecesariamente.

¿La solución? Abrirnos a permitirnos sentir nuestras emociones en el cuerpo. No solo porque ya están ahí y te pertenecen, sino porque reconciliarte con ellas es el primer paso para poder salir del bucle e incluso trascenderlas.

#5. ENSEÑA A TU CUERPO Y A TU MENTE A RECUPERAR EL EQUILIBRIO

Para poder digerir las emociones adecuadamente necesitas activar los circuitos neurofisiológicos encargados de la regulación emocional. Estos circuitos implican reconectar cuerpo y mente. Y, para hacerlo, una de las estrategias más efectivas es la meditación con mindfulness.

Podríamos decir que Mindfulness es el método para enseñar a nuestra mente a hacer limpieza de los residuos emocionales y conducir nuestra vida de forma más saludable. Si te apetece probar, te invito a practicar esta meditación guiada de mindfulness, llamada pausa consciente. En ella enseñarás a tu mente a fortalecer los circuitos neurofisiológicos implicados en tu bienestar emocional.

La meditación es el método para enseñar a nuestra mente a hacer limpieza de los residuos emocionales.

Creditos: Yoga Internacional

Deja un comentario

Deseas informes? Click Aquí